Y tú… ¿Qué le pediste al niño Jesús?

tu contenido



El reloj marcaba las 12:00m del día 25 de diciembre del año 2001, mis pasitos y risas se escuchaban en la sala. Me dirigí al arbolito de navidad, su tronco estaba decorado con nuestros recién llegados regalos. “Mamá, papá ¡nació el niño Jesús! ¡Feliz navidad!” grité con mi juguete en las manos.

Recuerdo con añoranza esos años de mi infancia cuando escribía con esperanzas mis anhelos, deseos, y por supuesto mis pedidos al niño Jesús o a Santa, aunque de niñita siempre tuve esa pequeña gran duda, siempre me preguntaba ¿Quién me trajo todos esos regalos?

En países como Gran Bretaña y Estados Unidos los obsequios los trae Santa Claus, un ancianito gordo, vestido de sombrero y conjunto rojo que carga un enorme saco rojo repleto de regalos; también es considerado un experto entrando por las chimeneas de los hogares y sigilosamente deja los regalos cerca del árbol de navidad.


¿Por qué en Venezuela no llega Santa?

En países como el nuestro, cuyas culturas no están fuertemente ligadas a las anglosajonas no es Santa o Papa Noel a quien esperamos cada 24 de diciembre. Para los chiquitos de Venezuela y otros países de Suramérica los regalos los trae el niño Jesús.

Esta tradición tiene procedencia desconocida debido a su antigüedad. Los regalos entregados por el niño Dios como también es llamado, aún tiene vigencia en Latinoamérica.

Algunas de las hipótesis planteadas de una generación a otra es que los reyes magos, Baltazar, Melchor y Gaspar, trajeron desde lugares lejanos muchas riquezas al hijo de María y José. Desde entonces, el pequeño Jesús caracterizado por ser humilde y solidario, comparte todo lo que tiene con los otros.

Por otra parte, cada 25 de diciembre se conmemora en nuestro continente la llegada del Mesías nacido en Belén, de ahí parte la oportunidad de premiar a los pequeños con un regalo que es solicitado a través de una carta escrita por los infantes con todo lo que desea para navidad.



Sin duda alguna, la época decembrina es para celebrar a los niños con sonrisas, obsequios, aunque también es una época para regalar a los no tan jóvenes momentos inolvidables cargados de emoción y alegría.