La vida comienza después de un café

Unknown

En los últimos años los jóvenes han optado por tener el café en su lista de bebidas diarias, pese a que anteriormente era común sólo entre los adultos. Quizás se debe a que ahora las personas de corta edad suelen ser más avanzadas en diferentes sentidos, porque en general la sociedad ha evolucionado con el pasar del tiempo.


Mientras otros aseguran que tiene que ver con la inversión millonaria que hacen las empresas en publicidad para vender el producto. Este estimulante es ingerido mayormente en el desayuno, sin embargo suele convertirse en el acompañante perfecto en horas de desvelo para terminar alguna tarea o trabajo en particular.

El café ayuda, sin duda alguna, a socializar e incluso los sitios donde es vendido han modernizado sus locales por la importante afluencia de clientela juvenil. Su día internacional es el 29 de septiembre, además se conoce que es originario de Etiopía, país donde el arbusto que lo produce crece rápidamente y también se cultiva en naciones tropicales como Brasil, Colombia y Venezuela, siendo estos unos de los mejores de Latinoamérica.

Si a los venezolanos se refiere, la mayoría comienza su día con un café, ya sea negro o marrón. ¿Cuál es la historia de este producto en el país? Se conoció que el primer cafeto (planta), fue sembrado por misiones españolas en la cuenca del Río Caroní en 1730, posteriormente fue llevado a Miranda, Yaracuy, Lara, Mérida, Táchira y Trujillo, estados en los que es mayor la producción.


“La vida comienza después de un café” es una de las frases más célebres sobre esta bebida, porque resume la relevancia que tiene en los seres humanos, aunque algunos dicen que es mejor tomar té, ya que es más saludable; no obstante las grandes encuestas las lidera la cafeína.