Importancia de la lactancia materna en Venezuela

Unknown


La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la Lactancia Materna Exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé y seguir amamantando hasta los dos años de edad. Esta acción otorga importantes beneficios a la madre, al bebé, a la empresa y por tanto a la sociedad en sí. Diferentes estudios demuestran que los bebés amamantados se enferman menos, ya que en la leche materna se encuentran anticuerpos protectores contra gran cantidad de infecciones virales y bacterianas. 

La doctora Sánchez presidenta-fundadora del Centro de Estudios de Lactancia Materna, Celacma, institución que tiene entre sus objetivos ofrecer conocimientos a la colectividad, aportando herramientas a las futuras madres y a quienes ya lo son, sobre la manera correcta de alimentar a los bebés con lactancia materna exclusiva en sus seis primeros meses de vida y cómo manejar la alimentación complementaria a partir de esa etapa, logrando que sus hijos crezcan sanos y felices.

Se debe tener en cuenta que el espacio donde se realiza este pequeño, pero muy significativo acto, debe contar con varias especificaciones como: intimidad, un ambiente de relax, donde madre e hijo se conecten y no sea una experiencia de estrés para ninguno de los dos.

Actualmente, Venezuela cuenta con un marco jurídico que promueve y protege la lactancia materna, en las leyes relacionadas con los derechos de la niñez, adolescencia, mujer y familia, específicamente desde 2007 cuando fue aprobada la Ley de Promoción y Protección de la Lactancia Materna.

Es importante señalar que una de las metas en materia de salud pública, debe ser asegurar una alimentación saludable y una nutrición adecuada a lo largo del ciclo de vida, en concordancia con los mandatos constitucionales sobre Salud y Seguridad Alimentaria, con el fin de lograr el incremento de la Lactancia Materna Exclusiva (LME) a 70%.

Actualmente el Programa Nacional de Lactancia Materna está adscrito a la Dirección de Salud de la Familia del MPPS, que a su vez depende de la Dirección General de Programas de Salud. Desde esta instancia se deberían cubrir a nivel presupuestario todo lo concerniente al cumplimiento de las acciones del programa, ahora bien determinar si el cumplimiento es efectivo o no es otro tema de discusión que podemos ampliar en un próximo post.