El nuevo perfil del actor venezolano

Unknown

El 27 de mayo de 2007, se llevó a cabo el cierre de RCTV, el primer canal de televisión de Venezuela, y es así como empezaría a construirse el nuevo perfil del actor venezolano.


En su momento, Venezuela fue considerada la fábrica de novelas con más influencia en América Latina y el mundo; novelas como Cristal, rebasaron los límites de audiencia al punto de cruzar los límites de la lengua al ser retransmitida en árabe, italiano y portugués.

La fama de las novelas venezolanas rindió hasta hace más de 10 años con novelas como La Mujer de Judas, Mi Gorda Bella, Mi prima Ciela, entre otras que fueron las últimas en lograr el impacto acostumbrado.

La crisis política, social y económica que empezó a enfrentar Venezuela se vio reflejada incluso en el mundo del espectáculo, trayendo como consecuencia un vacío enorme en las producciones de las grandes televisoras del país: Venevisión y RCTV. Esto a su vez, generó, primero, un éxodo de artistas que huyeron antes de hundirse en el barco y segundo, numerosas alternativas para ejercer la actuación:

La primera opción de muchos fue optar por las tablas. Actrices como Astrid Carolina Herrera, Alba Roversi y Norkis Batista empezaron a producir sus propias obras de teatro, haciendo giras dentro y fuera del país. Otros decidieron hacer cine, Albi de Abreu produjo cortometrajes de talla Cannes, mientras Miguel Ferrari dirigió la película ganadora del Goya a la mejor película Hispanoamericana, Azul y no tan Rosa, solo por mencionar algunos ejemplos.






Sin embargo, entre los medios preferidos por las celebridades venezolanos, tanto fuera como dentro del país, son las redes sociales, por la facilidad para usarlas y por la capacidad de poder mostrar realidades más cercanas a las de cada público. Mientras algunos actores solo muestran su estilo de vida, otros las usan como medio principal para la promoción de su imagen como artista.






Es así como el deterioro de un sistema termina cambiando el perfil que solíamos tener de los actores venezolanos: pasaron de ser celebridades intocables a ser seres humanos que sufren los mismos pesares de quienes los admiran.