¡Que viva el futuro de Venezuela!

Unknown

Hoy 9 de Julio se celebra el Día Internacional de la Destrucción de Armas de Fuego, cabe destacar que en nuestro país para el año 2012, se fundieron 264.607 armas de fuego, dato proporcionado por el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia, lo cual ubicaba a Venezuela a la vanguardia de América Latina en esta materia.

Hoy por hoy, 5 años más tarde uno podría preguntarse ¿por qué a diario mueren tantos estudiantes por ejercer su derecho a protestar? o ¿por qué toma la Guardia Nacional Bolivariana esa vía? ¿No habrá otra manera de que cada quien exponga su descontento o aprobación (según sea el caso) sin dañarnos unos con otros? La respuesta es que estamos cegados y rayamos en lo radical. Sin embargo, lo más viable o, más bien, lógico es que quien lleva un uniforme de ese calibre debe defender a la nación y a todos los ciudadanos que la constituyen, no a una pequeña cúpula que disfraza el rencor con la "paz".

No obstante, son ellos quienes han sido participes en la destrucción física y moral de tantos jóvenes que representan el futuro de un país que tiene tanto por mejorar. Quienes protestan son los futuros médicos, abogados, licenciados, ingenieros, profesores y periodistas del mañana, basta reflexionar para saber que esa no es la mejor vía.

En un día como hoy, lo que debemos tener presente es que tanto el Guardia Nacional que dispara perdigones como el estudiante que sale con una bandera a trancar una calle es Venezolano, no nos dejemos llevar por posiciones políticas, porque tanto el uniformado como el que sale de la universidad va a una farmacia y no consigue medicamentos, va a un hospital y no tienen insumos para atenderlos, así cada una de las realidades que vivimos a diario en el país más rico del mundo pero peor administrado.

Hoy te invito a conmemorar la Destrucción de Armas de fuego de una forma creativa. Sustituye las balas por amor y reconciliación, dispara abrazos y alegría en vez de golpes y odio, defiende con la misma pasión del fuego la hermandad que nos une como venezolanos, regala una visión positiva para ese país que te implora a gritos y, por último, que las calles sean manchadas de ese ferviente arte que caracteriza a esta hermosa tierra.


¡Hazlo! No midas a todas las personas con la misma vara, puede que haya quienes colocan su arma contra el pueblo que juraron proteger, pero existen muchos que no lo hacen y que sí cumplen eso que juraron.