Las populares baldosas del aeropuerto de Maiquetía

tu contenido

El Aeropuerto Internacional Simón Bolívar tiene dos caras, dos polos radicalmente opuestos. Por un lado, la alegría impera con la llegada de muchos paisanos al terruño natal, mientras que por el otro, están quienes le dicen "adiós" o un "hasta luego" a la tierra que los vio nacer.

He estado en dos ocasiones en ese terminal aéreo. La primera, recibimos a un familiar que regresaba de unas largas vacaciones en Norteamérica, era evidente nuestro regocijo al verle salir por la puerta de desembarque, estar tras la baranda era como un año nuevo para nosotros y podría decir que el resto de los presentes, también se mostraban felices.

Asimismo, estuve en la 'sala de espera' o mejor dicho en la sala de 'despedidas', para decir adiós a aquellos que no saben si volverán, esos que con valentía asumirán el riesgo de aventurarse en tierras desconocidas, como lo hizo mi amigo Andrés, Francis con su novio y cientos de personas. En ese lugar el llanto es incontenible, los abrazos son largos y estáticos, cada pasajero tiene un montón de maletas que más que cargadas de pertenencias materiales están repletas de objetivos, sueños y recuerdos del hogar.

En definitiva, ese pasillo decorado de baldosas negras, verdes, azules y rojas tienen una forma particular, es la famosa Cromointerferencia de color aditiva (1974) de Carlos Cruz Diez, quien despide a cientos de personas. Prácticamente, se ha convertido en un icono del éxodo masivo de venezolanos que atraviesa la presente época y pese a que en el año 2014 se anunció la remodelación de la pasarela artística, en un espacio muy pequeño las cerámicas están desgastadas. Pude percibir que han despegado algunos cuadritos con la excusa de llevarse un pedacito de Venezuela en los bolsillos.

Carlos Cruz Diez nació hace 93 años en la capital de Venezuela, fue egresado de la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas. Tiene una larga trayectoria como artista plástico, además fue ilustrador del diario El Nacional. También, ha llevado grandes estudios sobre los efectos del color y perspectiva como un fenómeno óptico denominado cinetismo. Actualmente está radicado en Paris, donde continua llevando arte o como dice él... "nuevas experiencias a la humanidad".

0 comentarios: