Más de 8 mil animales fueron rescatados durante la formación del embalse Tocoma

tu contenido

Reptiles, anfibios, mamíferos, aves y artrópodos, formaron parte de la diversidad faunística encontrada en los casi 87 kilómetros cuadrados del embalse, de este cuarto proyecto hidroeléctrico, desarrollado por CORPOELEC, en el Bajo Caroní.

(Prensa CORPOELEC. Bolívar 17/05/2016). En una extensión de aproximadamente 87 kilómetros cuadrados, se llevó a cabo  el salvamento de un total de 8 mil 139 animales, previsto durante el proceso de formación del embalse de la central hidroeléctrica Manuel Piar en Tocoma, ubicada al sur de Venezuela, en el estado Bolívar.

Esta central, aún en construcción, es la cuarta y última que forma parte del aprovechamiento hidroeléctrico del Bajo Caroní. Dentro de las fases de diseño y ejecución de este proyecto,  se incluyó la ejecución del Plan de Manejo Social y Ambiental, PMAST, constituido por 16 programas que contemplan una serie de medidas preventivas, mitigantes y  compensatorias de los impactos sociales y ambientales generados por la obra.

A su vez, dentro de los programas previstos en el PMAST, se incluye Manejo y Rescate de Fauna Silvestre, el cual contempla la ejecución de estudios previos y acciones orientadas a la  evaluación y salvamento de la fauna silvestre, afectada por el llenado del embalse de Tocoma, de acuerdo a los avances del proceso de construcción de las obras civiles y la instalación de los equipos electromecánicos.

El rescate de los animales se realizó de acuerdo con las etapas de elevación del nivel del agua, tal y como lo explicó el gerente regional de Ambiente, Seguridad e Higiene Ocupacional, Heribert Dezeo, quien dio detalles acerca de esta operación calificada por especialistas como única en su diseño y estilo de realización, en comparación con los otros proyectos hidroeléctricos del Bajo Caroní.

En cuanto al número de ejemplares capturados y especies identificadas, “las primeras tres fases del rescate de los animales arrojaron cifras, que en algunos casos, superaron las proyecciones y expectativas iniciales del programa”, manifestó Dezeo. Asimismo, agregó que un total de 4 mil 065 fueron los animales rescatados en la primera fase, 826 especímenes en la segunda y finalmente 3 mil 248 ejemplares en la tercera.

Por su parte, el asesor de la operación, Luis Balbás, indicó que “del total de los animales rescatados, se pudieron contabilizar 123 especies, de las cuales 54 fueron de reptiles, 22 de anfibios, 12 de artrópodos, 24 de mamíferos y 11 de aves, los cuales fueron revisados, identificados y reubicados en espacios similares a su hábitat original”.

Por supuesto, durante el salvamento hubo animales representativos del norte del estado Bolívar y del Bajo Caroní como: Iguana común (Iguana iguana), Bejuca sabanera (Oxybelis aeneus), Cascabel (Crotalus durissus), Morrocoy sabanero (Chelonoidis carbonaria), Cachicamo sabanero (Dasypus sabanicola), Picure (Dasyprocta leporina), Puercoespín (Coendou prehensilis), Oso melero (Tamandua tetradactyla), Sapito minero (Dendrobates leucomelas), Sapo común (Rhinella marina), Araña mona (Avicularia avicularia) y Guacharaca (Ortalis rufficauda).

Rescate en tres fases
Dezeo señaló que la operación rescate comenzó con el proceso de formación del lago artificial, el cual implicó el ascenso del nivel del agua, en una primera fase desde la elevación 97 hasta la 115,30 metros sobre el nivel del mar durante los meses de noviembre y diciembre de 2015.

Posteriormente, se realizó la segunda fase de elevación durante los meses de enero y febrero de 2016 hasta la cota 118,50 metros sobre el nivel del mar; y finalmente, la tercera fase en el período entre abril y mayo de este año hasta la cota 125,50 msnm, señaló Dezeo, quien también fungió como el coordinador de la Operación Rescate de Fauna Silvestre.

Sin embargo, esto no ha significado la culminación del programa, señaló Balbás, ya que “se ha continuado con un programa de monitoreo para verificar la existencia de animales que hayan quedado atrapados para realizar el respectivo rescate y reubicación”.

Es importante destacar, que una vez sea alcanzada la cota final del embalse en 127 msnm, se estima que algunas islas sean sumergidas parcial o totalmente, lo cual amerita que se continúe con el monitoreo y rescate de fauna silvestre susceptible.

Equipo humano y apoyo interinstitucional
La organización y desarrollo de esta operación estuvo a cargo de CORPOELEC, “con la participación de otras instituciones y ministerios que intervinieron en este evento, como entes garantes del cumplimiento de los compromisos ambientales, normativos y éticos del programa, cuyos resultados han sido valiosos para la ciencia y la investigación en materia ambiental”, señaló Dezeo.


Para las labores de salvamento se consolidó un equipo humano eficiente y debidamente entrenado en el avistamiento, manipulación e identificación de los ejemplares rescatados, así como en la planificación logística y operativa de la operación. Además de trabajadores de la empresa de varias regiones del país, participaron voluntarios de CORPOELEC y particulares, cautivados por la mágica y única experiencia de tener contacto con las distintas especies animales de la zona.

Infinidad de valores fueron destacados durante la operación rescate; dos de ellos fueron la sensibilidad y el respeto por la vida que movieron a los rescatistas para garantizar, aún en condiciones adversas, la vida de miles de animales grandes y pequeños, para reubicarlos en lugares apropiados y similares a su hábitat     ¡porque cada vida cuenta!





0 comentarios: