Especial del día de las madres: Mamita Boom, una mamá viral

tu contenido

María Isabel Fernández, mejor conocida como Mamita Boom o Isa, es una de las mamás más conocidas de Venezuela, con un carácter firme, alegre y sincero ha logrado obtener miles de seguidores en la red social Instagram, donde con sus fotografías y relatos, encanta al público.


Actualmente se desempeña como comerciante, es divorciada y tiene una actitud positiva ante las situaciones de la vida. En cuanto a su experiencia como madre, piensa que ese rol es comparable a una rosa...


Para ella, sus hijos Julio y Joseph (Tony Boom), tienen personalidades diferentes, el primero es rebelde, en busca de libertad, con un carácter parecido al de Isa y el segundo, dócil, noble, dormilón, parrandero, pero más fácil de controlar.

A pesar de tener dos hijos, pudo tener la experiencia de tener una hija, ya que sintió a Joseph como su hija, cuanto tuvo sus decepciones amorosas, “era él quien estaba con una silenciosa atención, con manzanillas, sopas, preguntando cómo seguía, dándome ánimos.

Entre su rol como madre, estuvo el importante papel de hablar con su hijo Joseph sobre su sexualidad, a lo que considera que fue “normal, porque ya lo sabía y nunca representó una decepción, disgusto o rareza. Él siempre fue así, nunca hubo una mujer que le gustara, a parte de Britney Spears”.


Experiencia materna

Para las madres que están en la posición donde Isa estuvo años atrás, aconseja que “se abran, miren a sus hijos desde el amor, no les hagan sentir a ellos el dolor de ser rechazados. Porque son seres humanos que aman y son productivos. Asimismo, recomienda respetar la privacidad de cada uno de sus hijos. 




Mamita Boom se considera como una madre que es más amiga, sin llegar a ser cómplice de todo lo que hacen. Explica que como madre conjugó la disciplina con el carácter, respetando sus gustos, pero apuntando a que fueran positivos y productivos, aunque llegó el momento en el que empezó a darles más libertades.

Asimismo, manifestó que siempre les habló “muy crudamente”, para que estuviesen preparados para el mundo que los rodea, aunque de igual forma “han tenido sus barrancos y decepciones”.

Para María Isabel, la experiencia más difícil y la más bonita como madre ha sido la independencia de sus hijos, ya que recuerda las lágrimas derramadas el día que el mayor de sus hijos se alistó en la Marina, lo que representaba no poder estar cerca de él. La experiencia más difícil con Tony, empezó con su “boom”, ya que a pesar de no vivir juntos, se veían semanalmente, la visitaba en el trabajo, almorzaban juntos, se quedaba días en su casa o iban al cine, pero con su fama todo cambió por su falta de tiempo, por lo que Isa, comenzó a añorar cosas que él no realizaba nunca, como llamarla.

De igual forma, representaba su experiencia más bonita, ya que “pueden tomar sus propias decisiones, comienzan a trabajar, logran hacer lo que les gusta hacer y no lo que yo les dije”, comentó Isa.

Con respecto a los estudios Mamita Boom, recordó que a sus hijos siempre les decía:



Considera que toda madre debería tener amor, ya que este sentimiento le dará comprensión, amistad, respeto, entendimiento y libertad. Además, reflexiona que:



Decepciones amorosas

Su primera desilusión sentimental fue con el papá de sus hijos, con quien duró 16 años, la causa él era mujeriego, a lo que ella declara no tener que aceptar lo que no da. Su segunda decepción amorosa, terminó a causa del maltrato, a pesar de los psicólogos, no hubo nada qué hacer. Ésta duró 10 años y la consideraba “definitiva, ideal, como una compenetración”. Asimismo, señaló que:


Con respecto a la soltería, reveló sentirse “tranquila, serena, disfrutando del momento, de la independencia y de la vida, sin la inquietud de tener una pareja”. 

Como madre soltera, “nunca me vi desamparada, cuando me separé del papá de mis hijos, él se separó de los tres. Me vi sola, en cuanto a compañía de hombre, manutención de los colegios, control médico de Joseph y Julio, necesidades básicas en general”.

Cuando María Isabel decidió ir a Caracas a apostar por una mejor calidad de vida, trabajando, su mamá cuidó de sus hijos en Guarico. Igualmente, una hermana que siendo monja, estuvo siempre pendiente de Joseph ya que es su madrina.
Expresó que “es bueno que los hijos tengan una figura paterna, para que jueguen futbol, hablen de cosas de hombres. Pero yo hablaba con ellos igualitos, contaba con mi hermano menor, quien salía con ellos, fue su figura varonil. Julio entendió todo más rápido, pero Joseph nunca fue compatible con él, ahí fue cuando me di cuenta de su orientación sexual”.


María Isabel, es un ejemplo para todas las madres de Venezuela y el mundo, en ella podemos ver que todo en esta vida es posible, solo hay que tener una actitud positiva ante las adversidades, fijarse metas, no perderlas de vista y conseguirlas.  A todas las madres luchadoras, quienes han tenido apoyo y quienes no, ¡feliz día de las madres!



0 comentarios: