El Dolor

tu contenido


A nuestro alrededor hay personas que sufren.
Personas que esconden su dolor en los secretos de su casa o en lo íntimo de su corazón; personas que lo sufren físicamente y lo sienten en el espíritu. Los afortunados tendrán amigos que los consuelen cuando saben que no están bien, pero por otro lado hay otras personas, que están solas bebiendo poco a poco cada gota amarga de su mal.
Es bueno aprender a ver el dolor presente en los demás porque a partir de este gesto se inicia un verdadero respeto hacia las otras personas.
En cambio, ocurre a menudo que el dolor del vecino se evita por que causa tristeza y es mejor huir de ella. Pero en realidad no hace falta nada más que una mirada  atenta para hacernos descubrir que el dolor está encarnado en nosotros mismos, en nuestra realidad y existencia.
Del dolor podría brotar amor, que poco a poco va aprendiendo a comunicarse a profundidad con el prójimo y con el semejante.
 …hay dolores del alma.

0 comentarios: